Comparte en tus redes:

viernes, 21 de julio de 2017

28 de Julio, día del Ángel Mitzrael, el que nos ayuda a solucionar los conflictos





Atributo: Dios alivio de los oprimidos.
Planeta: Venus.
Coro Angélico:  Virtudes.
Sefiráh: Netzaj.
Horario de regencia: de  19:40 a 20 horas.
Se lo invoca para:
  • Solucionar conflictos con uno mismo y con otros.
  • Curar problemas mentales.
  • Atraer fidelidad de los subalternos.
  • Desarrollar talento y virtudes.
Los nacidos bajo su regencia:
Los que nacen bajo su influencia se distinguirán en la sociedad por sus talentos y nobles virtudes. Reúne las más bellas cualidades del cuerpo y del alma. Sabrá significar sus errores porque entiende que a través de las experiencias es que construiremos nuestra personalidad. Estará siempre en busca de sí mismo. Buscando  llegar a un ideal de equilibrio y sabiduría. Ser un incansable trabajador será su principal cualidad. Bajo este Ángel podrá liberarse de su karma. Sabrá reconocer la mano de Dios en cada detalle de la naturaleza. Desde niño se distinguirá por su gran madurez y estará preparado para obtener éxito. Y es cumpliendo sus tareas día a día que estará en paz con su conciencia. Podrá ser considerado un símbolo de lo que es ser humano en su totalidad, tanto física como espiritualmente.
Cita bíblica:
El Señor está cerca de quienes lo invocan,
de quienes lo invocan en verdad.

Salmo 145:18

MITZRAEL: ‘EL PRECIO DE LA LOCURA’

La historia que os voy a contar sucedió hace ya mucho tiempo y a pesar de ello, aun la recuerdo.
Aconteció en un lejano lugar, en la comarca conocida como Mermar, que un poderoso monarca daba una gran fiesta en honor a su único hijo, el príncipe Mitzrael que acababa de cumplir 14 años.
De todos los lugares del reino acudieron a felicitar al príncipe en el nacimiento de su cuerpo emotivo. A partir de ese día, el joven Mitzrael seria responsable de sus deseos y todo cuanto con el hiciese se iría grabando en su sangre real para formar parte de su historial particular.
Pronto, muy pronto, el heredero al trono alcanzaría la mayoría de edad y podría desposarse con una noble princesa, la cual seria la futura reina.
Atributo: Dios alivio de los oprimidos.
Planeta: Venus.
Coro Angélico:  Virtudes.
Sefiráh: Netzaj.
Horario de regencia: de  19:40 a 20 horas.
Se lo invoca para:
  • Solucionar conflictos con uno mismo y con otros.
  • Curar problemas mentales.
  • Atraer fidelidad de los subalternos.
  • Desarrollar talento y virtudes.
Los nacidos bajo su regencia:
Los que nacen bajo su influencia se distinguirán en la sociedad por sus talentos y nobles virtudes. Reúne las más bellas cualidades del cuerpo y del alma. Sabrá significar sus errores porque entiende que a través de las experiencias es que construiremos nuestra personalidad. Estará siempre en busca de sí mismo. Buscando  llegar a un ideal de equilibrio y sabiduría. Ser un incansable trabajador será su principal cualidad. Bajo este Ángel podrá liberarse de su karma. Sabrá reconocer la mano de Dios en cada detalle de la naturaleza. Desde niño se distinguirá por su gran madurez y estará preparado para obtener éxito. Y es cumpliendo sus tareas día a día que estará en paz con su conciencia. Podrá ser considerado un símbolo de lo que es ser humano en su totalidad, tanto física como espiritualmente.
Cita bíblica:
El Señor está cerca de quienes lo invocan,
de quienes lo invocan en verdad.

Salmo 145:18

MITZRAEL: ‘EL PRECIO DE LA LOCURA’

La historia que os voy a contar sucedió hace ya mucho tiempo y a pesar de ello, aun la recuerdo.
Aconteció en un lejano lugar, en la comarca conocida como Mermar, que un poderoso monarca daba una gran fiesta en honor a su único hijo, el príncipe Mitzrael que acababa de cumplir 14 años.
De todos los lugares del reino acudieron a felicitar al príncipe en el nacimiento de su cuerpo emotivo. A partir de ese día, el joven Mitzrael seria responsable de sus deseos y todo cuanto con el hiciese se iría grabando en su sangre real para formar parte de su historial particular.
Pronto, muy pronto, el heredero al trono alcanzaría la mayoría de edad y podría desposarse con una noble princesa, la cual seria la futura reina.
Con esa intención vendrían las mas bellas doncellas a la fiesta.  Intentarían seducir al apuesto galán, llamando su atención con su mágica hermosura.
El salón real estaba repleto. Nadie había olvidado asistir al banquete. La música entonaba melódicas canciones que deleitaban a todos los presentes. Las mesas estaban servidas con suculentos manjares y todos esperaban con ansia la llegada del anfitrión el príncipe Mitzrael.
Pero cuando todo parecía ir bien, algo vino a enturbiar aquella felicidad.
– Majestad os lo ruego, acudid pronto a los aposentos del príncipe.
El rey muy contrariado por aquella tardanza, pensó que se trataba de alguna broma de su hijo, pero pronto se daría cuenta que estaba muy equivocado.
El joven Mitzrael había enloquecido. Su comportamiento era extraño y muy agresivo. Se golpeaba la cabeza y amenazaba a sus sirvientes con una espada en la mano.
El rey viendo el peligro que corría en manos de aquel loco salió huyendo llamando aterrorizado a la guardia para que desarmasen a aquella fiera.
– Amarradle si es preciso -ordeno a la guardia -.
Su orden fue cumplida. Al cabo de unos minutos el joven Mitzrael había sido desarmado y amarrado. La noticia de la locura del príncipe se extendió rápidamente y ya era conocida por todos.
Todos se burlaron del monarca y muchos irónicamente se mofaron de el.  No tardaron en abandonar el palacio, ya nada les retenía en el.  Quien se iba a desposar con un loco? -pensaban todos -.
Aquella desgracia afecto profundamente al rey, no sabia que hacer. Hasta que un día decidió consultar con el hechicero. Quería conocer que le había pasado a su hijo.
– Araf amigo mío, invoca la sabiduría de los espíritus, necesito conocer que mal aflige al príncipe. Por que se ha vuelto loco de repente?.
– Estáis seguro de que queréis saberlo? -pregunto misteriosamente el hechicero -.
– Que queréis decir? -grito enfurecido el monarca -.
– Os complaceré si así lo queréis.
Y diciendo esto, el hechicero invoco a los espíritus. Al cabo de unos minutos abrió los ojos, acababa de recibir la respuesta.
– En un tiempo, cuando fuisteis joven anidasteis la locura en vuestro corazón. Disteis vida al deshonor, violasteis y asesinasteis a niños inocentes, y creísteis hacerlo en defensa de una causa justa. Ahora esa locura ya es fruto, y ese fruto es vuestro hijo. Arrancad esa sombra de vuestro corazón y vuestro hijo sanara.
El rey reconoció avergonzado que cuanto había dicho el hechicero era verdad, y si algo le importaba su hijo debía purificar sus sentimientos arrancando de cuajo la hierba del mal.
En el mas profundo silencio, el rey lucho para vencer la sombra que le perseguía. Hasta que llego el día en que lo consigues.
El príncipe Mitzrael se despertó aquella mañana y vio como el Sol brillaba en el horizonte. Un hermoso futuro le aguardaba. El pasado ya no contaba.
Desde aquel día, trabajo fielmente al lado de su padre y juntos vivieron una larga y feliz vida.