Comparte en tus redes:

viernes, 5 de septiembre de 2014

Conoce a tus Ángeles guías





Bien es sabido por la gran mayoría de nosotros que tenemos ángeles que se encargan de protegernos, guiarnos, enseñarnos y amarnos. Sin embargo, ¿No te ha dado curiosidad por conocer la identidad de esos ángeles? ¿No te gustaría saber cómo es su aspecto? ¿Te gustaría sentir su presencia, o inclusive escuchar su voz?

Entonces sigue leyendo, porque hoy te traigo una meditación para conocer a tus ángeles guías.

Pasos a seguir para contactar con tus ángeles de la guarda/guías

Primeramente debes saber que el método que expongo a continuación es un método basado en la meditación, práctica de gran importancia para tener consciencia de muchos sucesos que ocurren en el ámbito espiritual.

Antes de comenzar es preferible que te bañes primero. Cuando te bañes ten una cubeta con agua aparte, a la cual le vas a añadir una cucharadita de sal. A lo largo de la historia la sal se ha visto como un elemento sagrado, inclusive el rey David, personaje bíblico, hizo un “pacto de sal” con Dios (2ª Crónicas 13:5). Cuando termines de bañarte, te echarás encima la cubeta con agua y sal.

A continuación ve a tu habitación, y acuéstate boca arriba en tu cama, o siéntate en tu cama con la espalda lo más recta posible, con todas las luces apagadas, sin ninguna clase de distracción. Debes estar solo.

Visualiza que respiras una energía entre blanca y azul, como se ve en la siguiente imagen:

Respiración azul
Técnica de la respiración azul

Concéntrate solo en tu respiración. Ahora visualiza como esa energía limpia tu cuerpo, empezando desde los pies y subiendo lentamente hasta la cabeza.

Siéntete lleno completamente de esta mezcla de energía blanca y azul. Solo respira y relájate.

A continuación visualiza una esfera de energía de color blanca a unos 30 centímetros por encima de tu cabeza. Ahora siente como tu consciencia se comienza a elevar y comienza a salir de tu cabeza para meterse adentro de la esfera blanca que acabas de visualizar.

Es importante que, a pesar de que te sentirás como afuera de tu cuerpo, trates de sentir tu corazón. No pierdas la noción de tu corazón.

Una vez estés allí debes decir mentalmente y en tu corazón: ¡Ángeles guardianes acudan a mi llamado, quiero sentirlos, verlos, oírlos y saber sus nombres!

Ahora solo relájate y espera. En un principio puede que se te muestre un nombre o varios nombres, no los olvides. Puede que los veas o escuches como en una especie de visión, o puede que solo sientas su presencia. Las experiencias son muy variadas.

Por ultimo te aconsejo paciencia y constancia, si no ocurrió nada la primera vez, síguelo intentando hasta que ocurra.

Espero haber sido de gran ayuda para ustedes en este día. ¡Namasté!