Comparte en tus redes:

martes, 21 de abril de 2015

La puerta de Seth







¿Quiénes es Seth?


Seth se describe a sí mismo como una "esencia de energía de la personalidad" que ya no tiene forma física. Entre 1963 y 1973 habló a través de Jane Roberts en sesiones de trance aproximadamente dos veces por semana. Estas sesiones fueron transcritas por su esposo Rob a mano y más tarde conformaron la serie de libros conocidos como El Material de Seth en los que se habla de temas tan diversos como la reencarnación, la responsabilidad de crear la propia realidad, el alma y sus potenciales, lo sueños y la personalidad multidimensional.



El significado de la Existencia

Estoy aquí para decirte que tu felicidad no depende de tu juventud; me consta porque ya no soy joven. Estoy aquí para decirte que tu felicidad no depende de tu cuerpo físico, ya que -en tus términos-, yo no tengo uno. Eres lo que eres y serás más. No temas al cambio, puesto que tú eres cambio...
Toda acción es transformación, dado que de otro modo el universo sería estático y entonces la muerte sería, en efecto, el final. Lo que yo soy es también lo que tú eres: conciencia individualizada. Llego aquí como si apareciera a través de un agujero en el espacio y en el tiempo. 


Existen senderos por donde puedes viajar; en sueños has estado donde yo he estado...

Quiero hacerte sentir tu propia vitalidad. Siéntela viajar a través del universo; esto no depende de tu cuerpo. En realidad proyectas tu propia energía para formar el mundo físico. Por lo tanto, para cambiar tu mundo, debes transformar lo que proyectas. Siempre fuiste y siempre serás. Este es el significado de la existencia y la dicha. El dios que existe está dentro de ti, ya que eres parte de todo lo existente.

El mundo objetivo es el resultado final de la acción interna. Tú puedes ciertamente manipular el mundo objetivo desde el interior, pues éste es el medio y la definición de la verdadera manipulación...

Los pensamientos e imágenes se forman en la realidad física y se convierten en hechos físicos. Son impulsados químicamente. Un pensamiento es energía. Comienza a producirse físicamente en el momento de su concepción.

Enzimas cerebrales están conectadas con la glándula pineal. Tal y como las conoces, las substancias químicas del cuerpo son Físicas, pero son las impulsoras de este pensamiento-energía y contienen todos los datos codificados necesarios para traducir cualquier pensamiento o imagen en realidad física. Hacen que el cuerpo reproduzca la imagen interna. Son chispas, por decirlo así, que inician la transformación.



Las sustancias químicas son liberadas a través de la piel y los poros, en una formación pseudofísica invisible, pero definida. La intensidad de un pensamiento o imagen determina en gran medida lo inmediato de su materialización física. No hay objeto a tu derredor que no hayas creado tú. Nada existe alrededor de tu imagen física, que no hayas hecho tú.

El pensamiento o imagen inicial existe dentro de la envoltura mental (como ya se explicó en sesiones anteriores). Todavía no es tísico. Luego, brota como una chispa hasta la materialización física, por las enzimas mentales.

Tal es el procedimiento general. Sin embargo, todas esas imágenes o pensamientos no se materializan por completo, según tus términos. La intensidad tal vez sea demasiado débil. La reacción química estimula, como chispa, ciertas cargas eléctricas, algo dentro de las capas de la piel. Existen radiaciones entonces a través de la piel al mundo exterior, que contienen instrucciones e información altamente codificadas.
Así pues, el ambiente físico es tanto parte de ti como lo es tu cuerpo. Tu control sobre él es sumamente efectivo, pues tú lo creas, como creas las puntas de tus dedos... Los objetos están compuestos por el mismo pseudomaterial que irradia hacia fuera de tu propia imagen física, únicamente la masa de más elevada intensidad es diferente. Cuando se concentra lo suficiente, la reconoces como un objeto. En baja intensidad la masa no es aparente para ti.

Todo nervio y fibra dentro del cuerpo, tienen un propósito interno que no se ve y que sirve para concentrar el yo interior con la realidad física, permite al yo interno crear la realidad física. En cierta forma, el cuerpo y los objetos físicos van volando en todas direcciones, desde el centro mismo del ser.

Los impulsos nerviosos viajan hacia fuera del cuerpo, invisiblemente, a lo largo de las sendas de estos nervios, de una manera muy semejante a como viajan dentro del cuerpo. Las sendas son conductoras de pensamientos telepáticos, impulsos y deseos que viajan hacia afuera de cualquier yo dado, alterando sucesos aparentemente objetivos.

De una manera muy real, los sucesos u objetos son en realidad puntos focales donde impulsos psíquicos altamente cargados, se transforman en algo que puede percibirse físicamente: una penetración en la materia. Cuando tales impulsos altamente cargados se intersectan o coinciden, se forma la materia. La realidad tras de esa formación explosiva de la materia, es independiente de la materia misma. Un patrón idéntico o casi idéntico, puede resurgir 'en cualquier momento', una y otra vez, si existen las coordenadas apropiadas para la activación.

En tu sistema de realidad, estás aprendiendo lo que es la energía mental y cómo usarla. Haces esto transformando constantemente tus pensamientos y emociones en formas físicas. Se supone que tienes un cuadro claro de tu desarrollo interno al percibir el ambiente exterior. Lo que parece ser percepción, un evento concreto y objetivo de tu parte, es, en realidad, la materialización de tus propias emociones internas, energía y ambiente mental.

En tu sistema de realidad, estás aprendiendo lo que es la energía mental y cómo usarla. Haces esto transformando constantemente tus pensamientos y emociones en formas físicas. Se supone que tienes un cuadro claro de tu desarrollo interno al percibir el ambiente exterior. Lo que parece ser percepción, un evento concreto y objetivo de tu parte, es, en realidad, la materialización de tus propias emociones internas, energía y ambiente mental.
SETH